aprende-youtube-mini-09

Publicar tus vídeos – aprende YouTube 9

Publicar tus vídeos

Parte 9: publicar tus vídeos

Publicar tus vídeos es el siguiente paso tras haberlos grabado (o rodado) y editado.

Pensarás que esto es sólo un paso menor, sólo es el proceso de subir el vídeo a YouTube y ya está. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas que tal vez te ayuden a trabajar de forma más eficiente para que tu vida sea un poco más sencilla.

Cuatro modalidades para publicar tus vídeos

Publicar tus vídeos en cuatro modalidades

Puedes publicar tus vídeos en cuatro modalidades

La primera cosa que debes saber, es que puedes publicar tus vídeos en cuatro diferentes modalidades: público, oculto, privado y programado.

Publicar tus vídeos como públicos hará que estén disponibles para tu audiencia inmediatamente después de haberlos subido y procesado. Te recomiendo que nunca uses esta opción, pues hay muchas cosas que preparar antes de que el vídeo esté listo.

Publicar tus vídeos como ocultos hará que estén disponibles sólo para aquellos usuarios que tengan un enlace hacia el vídeo, pero estos vídeos nunca aparecerán en el buscador ni como sugerencias. Esto es una opción rara y no hay muchos motivos para utilizarla, así que puedes pasar de esta parte.

Publicar tus vídeos como privados hará que nadie pueda verlos hasta que tu los autorices (hasta que los cambies de nuevo a público u oculto). Esta es una de las opciones que te recomiendo, pues te permitirá afinar todos los detalles del vídeo como la portada o los campos importantes para el SEO (tal vez no sepas lo que es, pero pronto lo descubrirás muy en profundidad).

Por último, publicar tus vídeos como programados hará que dichos vídeos sean privados hasta que llegue la fecha y hora que tú decidas, momento en el cual los vídeos se publicarán automáticamente para ti.

Y ahora, llega la pregunta: ¿qué opción usar al fin y al cabo para publicar?

Te sugiero la opción de subir los vídeos como privados y publicarlos cuando creas que están listos. La posibilidad de programar suena muy tentadora, ya que así puedes seguir un horario fijo de publicación. Sin embargo, no te lo recomiendo, pues a menudo tiene fallos raros y los vídeos no se publican en la fecha elegida. Reserva la opción de publicar de forma programada sólo si te vas a ir de viaje o vas a tener que atender a otros asuntos (como tu trabajo o vida personal), de lo contrario es mejor que lo hagas manualmente.

Frecuencia de publicación

En muchos cursos y libros de consejos sobre YouTube se sugiere que intentes seguir una especie de esquema fijo de publicación. En teoría, esto le da más confianza a tus usuarios y hará que sepan en qué días de la semana volver para ver tus vídeos.

Personalmente, creo que esto no tiene sentido. Una de las grandes alabanzas que recibe YouTube es que no se parece en nada a la televisión. Si esto es así, ¿por qué limitar la propia libertad con horarios o esquemas?

Es razonable que algunos vídeos puedan llevar más tiempos que otros. Es razonable que tengas (como hemos dicho antes) vida personal y profesional, con lo cual tal vez no puedas dedicarte a jornada completa a tu canal (al menos mientras el dinero no haya comenzado a entrar).

Personalmente te recomiendo que intentes conseguir la máxima calidad en tus vídeos y que no te limites con horarios o plazos. Recuerda que tus vídeos estarán publicados para que cualquiera los vea cuando quiera. Subir un vídeo mediocre sólo para cumplir una fecha te acabará haciendo daño a largo plazo, ya que cuando hayan pasado meses o años, a nadie le importará la fecha en que subiste el vídeo, pero seguirás cosechando los malos resultados durante todo ese tiempo (comentarios negativos, gente que le da a “no me gusta” o simplemente la falta de visitas).

Publicar tus vídeos es algo que deberías hacer sólo cuando estén listos, así que hablar de programación por días es una ridiculez, más aun por horas, como se sugiere en ciertos artículos (por ejemplo: todos los lunes a las 20:00, como hemos dicho, esto no es la decadente televisión, no es necesario llegar a estos extremos).

El único aliciente existente por intentar publicar con cierta frecuencia es que, todos aquellos vídeos de menos de 7 días reciben la etiqueta “nuevo” en el buscador de YouTube, lo que tal vez haga que el usuario que esté buscando elija ese vídeo en vez de otro. Sin embargo, como ya te imaginarás, el tiempo que tiene un vídeo no tiene nada que ver con su calidad o valores de producción. Por lo tanto, lo subrayaré de nuevo: ¡prioriza la calidad antes que la cantidad (y esto vale para casi cualquier cosa en la vida)!

La constancia se premia

Aunque te desaconsejo que persigas plazos u horarios, sí que insistiré una y mil veces en que seas constante. Con esto me refiero a que intentes trabajar en tus vídeos y en cualquier otro aspecto relacionado con el canal siempre que tengas tiempo libre, que no lo dejes “para mañana”.

El trabajo que hagas hoy no tendrá sus frutos hasta dentro de meses o años, pero cuanto antes lo hagas, antes llegarán esos frutos. Por eso intenta publicar tus vídeos con constancia, no dejes que tus usuarios piensen que has abandonado el canal o que has perdido el interés por los vídeos (ya veremos más adelante que también existen otras formas de mantener informados a tus usuarios).

¿Y lo demás?

Probablemente te estarás preguntando que pasa con todos esos campos que hay que rellenar en el vídeo. ¿Descripción, etiquetas, imagen de portada? No te preocupes, ¡en el siguiente artículo te explicaré una de las partes más importantes para que tus vídeos alcancen el éxito!

 

Volver a la parte 8: consejos de edición

¿Te ha gustado? ¡Colabora en Patreon!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *